El secreto de Islandia para disminuir el consumo de alcohol y drogas en los jóvenes

Cada vez son más quienes validan el ejemplo de Islandia como uno de los casos de éxito más emblemáticos en la disminución del consumo de sustancias entre sus jóvenes.

Precisamente, ahora Chile será pionero en América aplicando el modelo islandés en las comunas de Colina, Renca, Melipilla y Las Condes.

¿Pero de qué se trata el modelo islandés? ¿Por qué el interés que despierta en materia de prevención de consumo de sustancias?

Y es que Islandia hoy da cátedra al respecto, pero hace menos de 20 años, la historia era distinta. A fines de la década de los 90, era uno de los estados europeos con mayor consumo de alcohol y tabaco entre los jóvenes.

Ante el devastador panorama, dicho país invirtió millones de euros en programas de prevención de drogas basados en charlas que ponían el acento en los riesgos y las consecuencias del consumo. Sin embargo, las cifras no cambiaban, por lo que decidieron cambiar la estrategia y apostaron por la investigación.

Fue así que, el estado islandés decidió hacer una extensa investigación que tenía como objetivo el seguimiento de sus adolescentes durante varios años, realizando un minucioso registro de sus conductas y hábitos.

Tras 10 años de investigación, identificaron qué conductas tienen una asociación estadísticamente significativa en la prevención de las adicciones por alcohol y drogas, concluyendo que existen tres características en el período de la adolescencia que han demostrado evidencia real de ser protectoras de conductas adictivas.

Estos son:

  1. Es postergar el inicio de consumo lo más posible, idealmente hasta los 18 años
  2. Pasar al menos 1 hora diaria junto a la familia
  3. Realizar alguna actividad extra programática

El modelo

Ciertamente, una de las riquezas del modelo islandés, es que se basa en evidencia científica y que logra la prevención de forma efectiva con cifras de respaldo.

Y es que en base a estas 3 características protectoras de conductas adictivas, Islandia implementó el programa Youth in Iceland, que basa su metodología en el desarrollo de grupos de trabajo en colegios, municipalidades y organizaciones sociales, en torno a estos 3 puntos centrales.

Durante estas jornadas de trabajo, que se realizan una vez al año, los mismos jóvenes deben sugerir medidas que permitan fomentar estas tres conductas protectoras en la ciudadanía, las que pasan a formar parte del plan de prevención gubernamental del siguiente año.

Junto con la participación de los jóvenes en la selección de medidas, Youth in Iceland ha involucrado el incremento de los fondos destinados a las actividades deportivas, música, teatro y danza para adolescentes.

Finalmente, los grandes resultados obtenidos por Islandia llevaron a la creación en 2006 del programa Youth in Europe, buscando replicar la experiencia del país nórdico al resto del continente.

Y la experiencia ha vuelto a ser positiva. En diez años, más de 30 municipios europeos se sumaron a la iniciativa y lograron replicar el éxito islandés. Ahora es el turno de Chile.

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com