Comer bien para sentirte mejor: el bienestar emocional podría estar más ligado a la dieta en el caso de las mujeres

Si hay algo que esperamos conseguir en la vida es salud, pero no solo física, sino también emocional. Ser capaces de mantener un buen bienestar emocional es algo que nos preocupa a muchos de nosotros y, a veces, no sabes exactamente cuáles son los factores que pueden influirnos.

Es por ello que pensar en la relación que la alimentación y el bienestar emocional puedan tener a algunos nos resulta raro o incluso exagerado. Sin embargo, nuevas investigaciones vuelven a poner el foco en dicha relación y en cómo nos afecta o que comemos.

Una investigación publicada hace unos días señala que esta relación puede ser especialmente cierta en el caso de las mujeres, teniendo nuestra alimentación más impacto en nuestro bienestar emocional. Aparentemente, las mujeres necesitaríamos una dieta más rica en nutrientes para que apoye nuestro bienestar emocional.

Para llevar a cabo la investigación, llevaron a cabo una encuesta anónima a más de 563 participantes, de los cuales el 48 por ciento eran hombres y el 52 por ciento mujeres. Esta encuesta se realizó a través de las redes sociales e intentaban investigar la posible relación entre la alimentación y nuestro bienestar emocional.

Encontraron que, en el caso de los hombres, el malestar emocional podría estar relacionado con el seguimiento continuo de una dieta occidental. En el caso de las mujeres, sin embargo, el bienestar emocional parece estar relacionado con el seguimiento de una dieta mediterránea. Los investigadores van más allá e indican que los hombres en general tienen más posibilidades de tener un buen bienestar emocional independientemente de su dieta, hasta que presentan una alta falta de nutrientes.

Sin embargo, en el caso de las mujeres, estas tienen más posibilidades de no presentar tanto bienestar emocional hasta que no siguen una dieta equilibrada alta en nutrientes, equilibrada y en general un estilo de vida saludable. Esto significaría que las mujeres podrían necesitar un mayor espectro de nutrientes en comparación con los hombres.

En cualquier caso, antes de valorar los resultados de este estudio, tenemos que tener en cuenta que se trata de un estudio observacional – como casi todos los relacionados con las dietas, ya que resulta demasiado complejo hacer otro tipo de estudio – transversal y no aleatorio, por lo que puede afectar tanto a la fiabilidad de los resultados obtenidos, como a la representabilidad y la posibilidad de extrapolarlos a todas las mujeres y hombres de manera general. Los propios autores indican que estos datos no se pueden generalizar a todos los hombres y mujeres, además hay que tener en cuenta que no se midieron los efectos de la genética u otros factores ambientales que pudieran influir.

De todas maneras, estos datos pueden sugerir un camino por el que empezar a investigar de manera más adecuada para poder ofrecer recomendaciones correctas. Sin embargo, ya sabemos que la dieta mediterránea tiene ciertas ventajas para nuestra salud siempre que se siga de una manera adecuada, así que no perdemos nada por consumir una dieta rica en nutrientes de muchos tipos.

Fuente: VITÓNICA

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com