La realidad virtual se convierte en una aliada para curar la mente

EL MERCURIO Las fobias, la psicosis, la ansiedad y hasta la depresión son algunas afecciones que terapeutas en Chile y el mundo están tratando de la mano de este sistema.

GameChange es un programa de realidad virtual que busca combatir la psicosis.

Con el uso de un software que se proyecta en un par de lentes especiales, los pacientes pueden simular que viajan en una micro a toda capacidad o que piden café en un restaurante, situaciones cotidianas que, para una persona con la enfermedad, pueden resultar amenazantes.

La idea es que la inmersión recurrente en el entorno que produce angustia ayude a reducir los síntomas.

El sistema es la base de un proyecto a cargo de Daniel Freeman, profesor de psicología de la Universidad de Oxford que ha estado estudiando el uso de esta tecnología en el área de la salud durante la última década.

Después de años de prueba, GameChange ya se utiliza en centros de terapia mental en varias zonas de Inglaterra.

En España, la Fundación TIC Salut Social, un organismo del departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, trabaja desde 2017 en un proyecto para mejorar los trastornos de ansiedad agorafóbica mediante la realidad virtual.

Y así, en otras partes del mundo, este sistema también les está dando una mano a los especialistas que tratan trastornos y enfermedades mentales.

Otro ejemplo es el de la ONG Equality Lab, la cual lleva lentes de realidad virtual a ancianos de la Pequeña Habana (Miami), como parte de un programa con financiamiento estatal que busca luchar contra la depresión en la vejez.

Nidia Silvia, de 78 años, es una de las pacientes. “Estoy muy emocionada”, le dijo este mes a la agencia AFP después de una terapia en la cual nadó con delfines a través de los lentes de realidad virtual.

En la ocasión, aseguró que la experiencia fue como haber visto el mar de Cuba, desde donde emigró a los 19 años.

Evidencia

Estados Unidos es uno de los países donde esta tecnología está cada vez más presente en la sala de terapias, según comenta a “El Mercurio” Skip Rizzo, académico de la Universidad del Sur de California, quien lleva más de 25 años como investigador del área.

“No diría que es algo masivo, pero seguro que va en camino a serlo”, asegura Rizzo.

“Con la reducción de los costos y mejoras dramáticas en la tecnología misma, ha crecido la posibilidad de aplicarla, además los estudios indican que sí funciona para tratar determinados trastornos”, comenta el investigador.

Según dice, las fobias, el estrés postraumático, el trastorno de espectro autista y la depresión son los cuadros que acumulan mayor evidencia.

“La literatura indica que esta tecnología es igual de efectiva que la terapia tradicional y, en muchos casos, tiene resultados superiores”, dice Rizzo.

Según explica, la razón principal tiene que ver con la posibilidad de llevar al paciente a distintos entornos controlados.

Tradicionalmente, los terapeutas tratan muchas condiciones pidiéndoles a los pacientes que se imaginen enfrentando un miedo, pero la realidad virtual va mucho más allá.

“En la terapia tradicional, el psicólogo tiene que confiar en que el paciente imagina, pero con la realidad virtual se asegura de llevarlo hasta allí. Es una tecnología notable”, puntualiza.

Coincide Héctor Brito, académico de la Universidad Autónoma y parte del doctorado en salud mental de la Universidad de Concepción, quien ha realizado al menos cuatro estudios sobre el tema, los cuales han involucrado a alrededor de 185 pacientes chilenos.

“Tanto en revisiones de la literatura como en nuestros estudios publicados, se concluye que sí es una herramienta efectiva”, asegura el académico.

Sus resultados, dice, han arrojado que la terapia con realidad virtual es capaz de mejorar la sensación de bienestar en los pacientes con depresión, así como reducir los síntomas en aquellos que padecen anorexia y cuadros de ansiedad.

“A la realidad virtual se la ha asociado solo con los videojuegos, lo que probablemente la ha desprestigiado y ha hecho que actualmente no se le dé el gran valor que podría tener para mejorar la calidad de vida de los pacientes”, puntualiza Brito.

En Chile

En Chile Aunque está muy lejos de ser algo masivo, la realidad virtual ya se utiliza en el país para tratar algunas afecciones mentales.

En el Centro Médico Cetep la aplican dentro del programa de ansiedad y fobias. El proceso consiste en una terapia de exposición virtual a los diferentes miedos, como volar en avión o tener contacto con ciertos animales.

Por otro lado, desde la Clínica Las Condes indican que se encuentran trabajando en un plan piloto para introducirla próximamente.

“La realidad virtual es algo que aún no está encarnado en los psicólogos, somos más tradicionales, y estamos más bien empezando a transitar en ese camino de la tecnología”, dice Ana María Zlachevsky, directora de la Sociedad Chilena de Psicología Clínica, quien estima que menos del 10% de los profesionales locales del área utiliza el recurso.

FUENTE: EL MERCURIO

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com