Consumo de alcohol y drogas: Las claves para enfrentarlo en familia

A medida que los hijos crecen, y nos aproximamos a la adolescencia, el consumo de alcohol o drogas se transforma en una amenaza latente para los padres.

En esta línea, el psicólogo de Centro Médico Cetep, Ignacio Yáñez, ofrece algunas recomendaciones para los padres a la hora de enfrentar el tema de las drogas en los hijos.

“No es claro que exista una ‘mejor manera’ de abordar estos temas, ni totalmente liberales, ni totalmente punitivos. Lo que sí es fundamental es la calidad del vínculo que el joven tenga con sus padres. La comunicación mutua, saber con quiénes se junta y las formas que los hijos tienen para divertirse es clave. En ese sentido, un buen vínculo es un buen protector”, subraya el psicólogo infanto-juvenil de Cetep.

Igualmente, Yáñez es enfático respecto de que este tema no debe abordarse de forma reactiva, sino que desde un rol paternal proactivo.

“Es muy importante que estos temas se hayan conversado tempranamente a nivel familiar y escolar. Las palabras y la profundidad con la que se planteen varían de acuerdo con la edad de los hijo/as pero no se puede esperar a que los hijo/as sean adolescentes o a sospechar sobre un posible consumo de drogas para hablar sobre estos temas por primera vez. Debe hablarse directa y claramente”, explica el profesional.

¿Cómo distinguir si el consumo es una fase de experimentación o enfrentamos una adicción?

El consumo de alguna sustancia, ya sean drogas lícitas o ilícitas, no necesariamente estará asociado a una adicción, por lo que es importante saber detectar cuáles son las señales propias de un consumo de carácter adictivo, de manera de solicitar la ayuda necesaria.

“Cuando el consumo de sustancias alcanza fases adictivas tiene numerosos efectos los que se expresan en distintos y amplios aspectos de la vida. Si bien es variable según la sustancia de la que se trate, de la edad, y de rasgos de personalidad individuales de cada persona, el consumo adictivo se expresa a través de 4 niveles”, indica Yáñez.

  • Nivel económico de la persona. Marcado por lo costos que significan sostener el consumo.
  • Nivel intelectual. Quien es afectado por la adicción, despreocupa su vida académica y comienza a reducir su campo de intereses.
  • Nivel social. Las relaciones que mantiene el joven están mediatizadas por el consumo. Favorecerá instancias de socialización en que se propicie dicho consumo; y en consecuencia, habrá una tendencia a aislarse de espacios en que frecuentemente participaba.
  • Nivel afectivo. En torno a la adicción también se observarán cambios significativos en el ánimo, surgiendo reacciones especialmente impulsivas.

Factores protectores

El psicólogo Ignacio Yáñez identifica los siguientes factores protectores para prevenir el consumo de drogas y el consecuente desarrollo de una adicción.

Información adecuada. Es importante que los jóvenes tengan acceso a información oportuna y clara respecto a los factores asociados al consumo de alcohol y drogas, de manera que la prevención sea desde el conocimiento.

Redes de apoyo de los jóvenes. El lugar de la familia, amigos e instituciones estudiantiles pueden cumplir un rol importantísimo en evitar el desarrollo de una adicción, o en caso de que se desarrolle poder sostener un tratamiento que sea efectivo.

Te puede interesar:

Test Abuso de Alcohol

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com